lunes, 24 de agosto de 2009

SIMBOLISMO ESTRUCTURAL: TIEMPO-ESPACIO - (parte 2)

wblake1794 

Cuando hablamos de Espacio creemos hablar de algo cotidiano y obvio; sin embargo pocas veces tenemos una clara y profunda percepción del mismo. Esto es así porque a la hora de hablar del Espacio necesitamos definir a qué Espacio nos referimos, esto implica que no existe un único espacio común a todos y a todo.

La existencia de estos múltiples espacios es lo que permite la existencia del sistema analógico, tal como veremos más adelante.

La Astrología remite por cierto a un espacio principal: El Cielo, pero no aislado sino referido a otro espacio vital: La Tierra, pues la astrología trata de cómo los diseños celestes construyen la dinámica terrestre, o mejor dicho como uno y otro son sincrónicos y análogos.

En nuestra vida cotidiana tenemos un primer espacio básico: el Cuerpo, que se expresa y existe en un segundo espacio: La tierra. Tanto en uno como en otro podemos distinguir: Adelante, atrás, arriba, abajo, de costado, izquierda, derecha, dentro fuera... Es decir el espacio en sí mismo posee volumen y diferencias.

Por su cualidad de ser sostén, receptáculo, contenedor, al Espacio se lo asoció con lo Femenino, de allí que se le considerase el vientre de la Gran Diosa, mientras que el Tiempo, siempre móvil, activo, fue asociado al Gran Padre (o a lo masculino). La interrelación de estos dos daban (a los ojos de los observadores) origen y encuadre a todo lo vivo.

Respecto del tiempo es un tema que trataremos en profundidad más adelante, por ahora veremos el Espacio.

Existen muchos espacios diferentes, algunos tangibles (la materia concreta, el cuerpo) otros intangibles (el espacio mental, “el territorio personal”, etc..). Fue sobre los tangibles que los primeros observadores sacaron conclusiones y de ellas hablaremos a continuación.

A simple vista, y con aguda percepción, pronto comprendieron que la forma era circular, pues existía un hemiciclo (o semicírculo) fácil de percibir a simple vista: la bóveda celeste y el horizonte, sin embargo muchos procesos sucedían en regiones invisibles por lo que supusieron con acierto que un segundo semicírculo análogo y complementario completaba la totalidad. ¿Por qué? Porque todo en el mundo se mueve en círculos: el sol, la luna, las estaciones, etc.. De aquí que la primer representación de la totalidad haya sido el CIRCULO.

Dicen los Hopis (y también otras tribus)

                          El poder del mundo se mueve en círculos

                                Todo trata de ser redondo

                               Por eso todo tratamos de hacerlo en círculo

                               Para que alcance su forma completa.

                               El cielo es redondo,

                             Como lo son los nidos de los pájaros.

                             Circular es el sendero de las estrellas,

                    y el giro del viento.

                               Círculos trazan el sol y la luna en sus viajes.

                              Las estaciones retornan siempre a un mismo punto

                                       Wakan Tanka llamamos al círculo

                                       Wakan Tanka es el nombre del Gran Espíritu.

 

El círculo estaba dividido por el horizonte (línea horizontal) que separaba lo que era sobre la superficie y por ende visible, de lo que era bajo la superficie (por ejemplo raíces) por ende invisible. Del mismo modo podían observar un hemiciclo en el que el sol trazaba su recorrido visible (día) y otro tiempo equivalente o semicírculo, en que trazaba su recorrido invisible (Noche) 

Dibujo 1-formacion

En segundo lugar percibieron que en cada uno de esos hemiciclos se producían dos movimientos: la primer mitad el movimiento era ascendente (El sol de su nacimiento a su mediodía; la primavera al verano, etc.), y otro descendente (Del mediodía al ocaso, del otoño al invierno…), esta perpendicular al horizonte, divide la esfera (terrestre o espacial) en dos hemisferios: Derecho e Izquierdo (análogos a adelante y atrás en el cuerpo humano o respecto de la posición específica de algo), que son a su vez representaciones de dos momentos de un proceso: Ascendente y descendente

Formacion 2

Uniendo Las dos líneas anteriores encontramos un símbolo familiar: la CRUZ

Tenemos entonces que el PUNTO primera forma gráfica simboliza el ORIGEN. De él nace el círculo, símbolo de TOTALIDAD. A su vez el punto en su existir implica (sea movimiento, sea reflejo, sea expresión), la existencia de otro punto y el vínculo entre ambos da origen a la línea.

He aquí un concepto difícil de comprender: el punto si bien se lo toma como símbolo del Uno, la Unidad, es en realidad expresión de la dualidad ya que si yo les propongo imaginarse un punto sin forma, les resultará imposible, inexorablemente deben ponerle una forma cualquiera sea, pues la esencia (la abstracción pura) en sí misma es inimaginable. De esta comprensión nace la expresión hermética: el Uno no es sin el Dos, lo que es igual a decir que la unidad es en sí misma más allá de sí una dualidad.

De momento tomemos al punto como origen y símbolo de CENTRO (o Unidad) Si el punto es unidad podemos decir que la Unidad Creadora va al encuentro de su creación (otro punto) y este ir a determina la segunda forma gráfica la LINEA, a la que por lo tanto se le atribuye analogía con el número Dos.

Si retomamos lo antedicho vemos que de la primer observación del espacio surgen dos líneas: la del horizonte (Espacial) y la perpendicular (Temporal, pues está determinada por la secuencia de los procesos). Al unirlas obtenemos la CRUZ dentro del círculo determinando lo que hoy conocemos como: los cuatro puntos cardinales: Este (punto de nacimiento, del sol), Oeste (punto de ocultamiento), el Sur, (análogo a la raíz y por ende al origen) y el Norte máximo punto de elevación o bien sitio de la sabiduría). (Los simbolismos atribuidos a los puntos cardinales varían en algunos aspectos menores en algunas culturas, sobre todo el norte y el sur, pero no pierden sin embargo sus características básicas)

En una carta natal estos puntos representan por analogía, la cruz material de la encarnación en el cosmos terrestre y celeste

Formacion-3

Esta cruz en el círculo es la estructura primaria de toda Carta natal, siendo los brazos de la cruz indicadores de los dos ejes Estructurales (o fundantes): El horizontal (eje Ascendente – Descendente) y el eje vertical (Mediocielo- Fondo del cielo), los que traducidos al lenguaje astrológico representan: YO (Ascendente-Este) – Tú (o No Yo, Descendente-Oeste). Mi Origen (Casa IV- Sur) y mi Destino (MC- Norte)

 ACLARACIÓN IMPORTANTE: la astrología de la que estamos hablando tiene su origen en el hemisferio norte y el “camino del Sol” visto desde cualquier punto de la tierra en dicho Hemisferio (Es decir el recorrido aparente ya que en realidad es la tierra la que rota) Inicia ( a la percepción del ojo humano) por el ESTE pasa hacia el SUR a medio día, /que es cuando está a la mayor distancia sobre el horizonte) y se pone en el OESTE, alcanzando su punto más bajo en el NORTE durante la noche, es decir fuera de la vista humana. Ahora bien este recorrido varía cuando es visto desde países ubicados al sur del ecuador. En este caso el Sol nace en el ESTE asciendo al NORTE al mediodía, se pone en el Oeste y alcanza el punto más bajo en el SUR a Medianoche fuera de la vista.

Dado que la astrología es un sistema simbólico esta diferencia no modifica a nivel interpretativo, pero es importante aclararla ya que para quienes vivimos en el hemisferio sur imaginar el SUR como punto de elevación es perturbador.

Tomada esta estructura como la principal definición espacial podemos ya determinar que toda entidad viva habita dentro de un espacio particular en el cuál experimentará diferentes procesos.

Estos dos hemisferios o hemiciclos, dan origen combinados a cuatro cuadrantes, cada uno de los cuales posee un significado análogo a su posición y por ende todos los signos y planetas ubicados en él se verán teñidos en su manifestación y “limitados a”, dicho espacio. Más adelante veremos como y por qué se añaden otras dos cruces determinando doce porciones al círculo, pero siempre será esta primera cruz la central, de la que las otras son extensiones complementarias.

Antes de continuar con los simbolismos de los diferentes espacios determinados por la cruz, sigamos con deducciones que bien pudieron ser las primeras realizadas por los antepasados del mismo modo que hoy día puede hacerlas hasta un niño observador.

Un fenómeno visible es el nacimiento del sol que indefectiblemente y para todo punto planetario sucede en el ESTE. Si el sol es símbolo de vida, pues sin él la vida no es, su punto de origen implica: Nacimiento, inicio, principio, renacimiento de las fuerzas vitales y por ende lugar de lo naciente (nuevo).

Siguiendo el curso solar (visto por un observador desde la tierra) se le ve “morir” al OESTE quedando pues este espacio relacionado con muerte, fin, oscuridad, misterio, conclusión, pero también con la idea de lo distinto pues nuestros antepasados creían que “algo” buscaba el sol en su viaje (así lo expresan los muchos mitos de Dioses marchándose al oeste prometiendo regresar, idea que es importante pues otorga a este punto el simbolismo de expectativa y esperanza así como de lo que se halla más allá del reino visible. Desde entonces el Este quedó asociado a promesa y el Oeste a partida). El oeste es pues lo que está delante de mí al nacer: el futuro, lo que no es yo y también lo que está a mi espalda cuando miro al sol (lo que espero nuevo), es por ello por lo que en astrología este punto se relaciona tanto con la pareja como con los enemigos declarados, entre otras cosas.

El SUR y el NORTE son las dos direcciones a las que el hombre puede acudir, no hay allí “soles nacientes o agonizantes” que brinden simbolismo, sin embargo estas direcciones quedaron asociadas a diversas experiencias humanas. Sea por asociación o por experiencias vividas en tiempos remotos, ya desde la antigüedad se consideró al NORTE (en el hemisferio Norte o SUR en el hemisferio Sur) punto de máximo ocultamiento solar o “camino nocturno del sol”, como el espacio de aquello que sucede pero no vemos, es pues análogamente un espacio asociado a los procesos ocultos, inconscientes, nocturnos, a las raíces y a todo aquello que existe y vive pero no es visible, por ello se lo asocia a los Ancestros, al pasado. El SUR (aquí nuevamente vemos que lo que es SUR para el hemisferio Norte es NORTE para el hemisferio Sur) en cambio, por oposición, se asoció a lo lejano visible y conquistable, de allí su asociación con Meta, destino, la llegada, lo alto (las montañas, la cúspide, etc), la puerta del reino de los dioses y por ende el sitio del misterio y la sabiduría. El SUR pues se asocia a la ambición de llegar ser, la meta de toda vida.

El CENTRO, punto de intersección de los brazos de la cruz y los radios del círculo es lo que antiguamente se denominó ESPACIO SAGRADO y actualmente lo denominamos muchas veces: el punto del YO o Sí mismo, centro del Ser.

Como conclusión me gustaría que pensaran y percibieran en cuántos espacios habitan, pues si bien lo damos como un hecho sabido el que vivimos por lógica en un espacio, olvidamos (o ignoramos) fácilmente que en realidad vivimos en muchos espacios: el Espacio primero: Nuestro cuerpo, como dije antes, el Espacio territorial, el sitio donde habitamos; el Territorio personal,: el espacio que delimitamos a nuestro alrededor como inviolable; el Espacio Social que implican las reglas, costumbres, etc en el que somos educados; el Espacio Patrio: que nos impone una nacionalidad enlazando su historia con la nuestra nos guste o no; el Espacio Intimo: donde mostramos aspectos que no mostramos en público, es nuestro sector privado, secreto personal. El Espacio Cósmico: esa inmensidad que nos fascina y apabulla y que contiene a todos los otros.

En fin basta con estos para que comiencen a observar algo de la intrincada red en la que estamos insertos.

©Ana Cuevas Unamuno

(Continuará)

domingo, 23 de agosto de 2009

El significado de los números

Cada número es en sí mismo una IDEA MATRIZ, lo que implica que en cada uno reside un significado esencial y simbólico que se expresará de modo particular en cada plano de manifestación.

Es a la mirada fijada en la “apariencia” a la que puede confundir este pensamiento analógico y costarle por lo tanto comprender, por ejemplo: que un amanecer, una explosión temperamental repentina, la largada en una carrera, un parto, un As en el automovilismo, un líder, etc., responden todos al número 1; siendo cada uno una manifestación de la IDEA 1 en un plano diferente.

Al adentrarnos en el significado y simbolismo de cada número se necesario comprender en primer lugar que todo sistema simbólico o lenguaje sagrado es una manera de ver (percibir) e interpretar la realidad. Manera que difiere de la mirada racional-lineal habitual, por lo que en un principio puede resultar dificultoso.

En segundo lugar es importante abrirse al mensaje del símbolo y permitir la vivencia, sin clasificar ni memorizar los datos como si fuese un recetario de cocina. Si se comprende al número como una manifestación vibratoria de “energía”, que cobra sustancia (forma) en los diferentes planos de realidad y que es por intermedio de la percepción de la forma que logramos percibir (o reconocer) la energía, se habrán dado un gran paso en la comprensión del significado de los números. Memorizar conceptos sin comprender su sentido nos limita al puro entendimiento intelectual, impidiéndonos luego decodificar el movimiento energético en la realidad cotidiana.

Sin embargo necesitamos una base de información para iniciar el camino de conocimiento, por ellos veremos pues un “RECETARIO” del significado de cada número respecto del hombre, dado que al conocimiento se llega por dos vías: ¡la del intelecto racional y la del intelecto vivencial! Unamos pues razón y experiencia.

LOS NÚMEROS Y SUS SIGNIFICADOS

1 NÚMERO 1: EL PIONERO

El número UNO es el que inicia la serie numérica, es pues símbolo de: Inicio, la acción, el impulso, el sol, al igual que las letras asociadas de las que la "A" es la más representativa, este número lleva a quien lo tiene en cualquier sitio a : INICIOS, IMPULSOS, LIDERAZGO, ACCIÓN, AUTORITARISMO, ORIGINALIDAD, TESTARUDEZ.

Esta asociado con lo CREATIVO en el sentido de aquello que “se manifiesta con absoluta libertad y al hacerlo condiciona la totalidad del proceso futuro”, DIRECCIONA la REALIDAD

Divide el Tiempo en un “antes” y un “después”

Es símbolo de UNIDAD, número simple y poderoso. (Es fuerte) y al mismo tiempo limitado, de actividad incesante y ferviente deseo de llegar sus objetivos sin ser perturbado, lo que le hace afirmativo, asertivo y a la vez intolerante, imprudente e irritable.

2 NÚMERO 2: EL COMPONEDOR

Número de la polaridad. Este número se relaciona con la luna, el agua, la dualidad, la receptividad de la energía femenina. Sensibilidad, receptividad, inestabilidad, pasividad, intuición y cuidado o autoprotección son atributos de este número.

Es sensible, débil, dependiente, intuitivo y necesita de los otros. Símbolo de la Dualidad, de la Diplomacia, representa el equilibrio inestable y se manifiesta en constante fluctuación y mudanzas. Es número de la antítesis, lo que le hace entrar en confrontaciones a pesar de buscar la concordia, representativo de las oposiciones y de la división. De naturaleza variable y regular como la LUNA, representa las diversas relaciones de la polaridad, posee prudencia y adaptabilidad.

La pareja, el hogar y los hijos y padres suelen ser los temas centrales de su vida.

3 NÚMERO 3: EXPANSIÓN. EXPRESIÓN

Es el número de la trinidad. Síntesis y Resultados. Es la articulación entre los polos. El que Une y conecta.

Se relaciona con resultados, ideas, símbolo de la filosofía, el aprendizaje y la expansión. Es el número de la expresión por excelencia.

La comunicación, la socialización y la creatividad le son afines. Es el número que busca ir más allá de lo conocido, encontrar la verdad.

Alcanzar la conciliación y la concordia. Es la IDENTIDAD por ello lleva a descubrir la propia identidad por dos vías SER y HACER!

Real capacidad en asuntos sociales y comerciales, sabe buscar y aprovechar las oportunidades. Amor a la popularidad, inclinación a la política (y/o lo social en general). Su planeta asociado es JÚPITER que comparte las cualidades de expansión, crecimiento constante y búsqueda de trascendencia con espíritu jovial y optimista.

4 NÚMERO 4: FUNDAMENTO

Aquí consolidamos el cuaternario. Los cuatro elementos. Las cuatro estaciones. Es pues símbolo de FUNDAMENTO, o BASE. La Cruz y el cuadrado. El número de máxima tensión.

Es el número de la FORMA, la estabilidad y la solidez. La familia, el hogar, la tierra y de la base sobre la que se edifica. Representa el sustento, la firmeza, el equilibrio de las fuerzas, actividad constante, la perseverancia, persistencia en el esfuerzo, regularidad, método, orden y la rectitud. Es el Padre terrestre, el emperador, lo que sostiene, preserva y construye. Lo concreto y útil.

Contiene fuerzas acumuladas y condensadas en un definido campo de acción. Esta vibración se adapta al trabajo regular y continuo, siendo capaces de grandes esfuerzos para la ejecución de sus proyectos. Excéntricos, románticos, repentinos y a la vez perseverantes, tienen una sola dirección en la vida y no salen de su rumbo por ninguna causa.

5 NÚMERO 5: INTELIGENCIA. MOVIMIENTO

Es la péntada, la inteligencia humana, el corazón, el número del medio que une a los demás en el centro:

1

2

3

La trinidad Divina

4

5

6

El ser y su realización.

7

8

9

La trinidad humana

Por ello los pitagóricos lo llamaban el número del "MATRIMONIO", es por medio de la inteligencia que nos vinculamos y actuamos sobre el exterior. El cinco es el número que nos empuja a salir, los anteriores nos conforman como unidad humana este nos mueve a la acción en y con el medio para evolucionar, por ello es dinámico e indica movimiento y por lo tanto conflicto por que solo hay calma en la quietud!.

Es el número de la mutabilidad e inestabilidad por que el ser al incorporarse al mundo exterior está sujeto a los vaivenes y mutaciones continuas pero también es el de la adaptabilidad. Por otro lado su figura crece continuamente en dos direcciones, adentro y afuera hasta el infinito reproduciéndose a si misma, así cada experiencia, cada acción trae una lección al ser.

Es número entonces de expansión y por lo tanto también de incertidumbre, de vibración rápida y vivaz y por lo mismo variable y desigual, se eleva y decrece como el mercurio, separa y reúne, puede descender de la máxima alegría al más profundo pesar y viceversa. Como se adapta a los números que le forman y rodean sus características no pueden definirse con precisión. Su planeta asociado es MERCURIO planeta hermafrodita, ambivalente y a la vez puente entre factores (o mundos), es el comunicador y conector, constructor de vínculos.

6 NÚMERO 6: EQUILIBRIO y ARMONÍA

Es el número de la unión de los antagónicos, el EQUILIBRIO, la síntesis, la JUSTICIA, el matrimonio, (como hecho concreto y establecido), el sexo, por que es la sexualidad cósmica, unión del cielo y la tierra que da origen a la vida toda!, en su función de procreación (el 5 es por el placer). El equilibrio de las partes. También representa la estética, (por que ella depende de la proporción de las formas y las partes), la belleza, (como símbolo de perfección y equilibrio), la bondad y la fidelidad.

Es armónico y agradable, de gran sensibilidad y capacidad de gozo. Número del alma según los pitagóricos por que es el punto donde se reúnen cuerpo y espíritu.

Para los DRUIDAS era el número mágico de la unión y la salud, (equilibrio), simbolizaba la unión en si misma, ( de todo tipo!) a partir de la decisión personal. Es en definitiva la elección del camino, de un lado la virtud del otro la tentación y en medio el ser teniendo que hacer su elección!

Es quizás el número más feliz, expresa alegría y amor. Es una vibración honesta, que dignas de confianza, amables y bondadosas, concienzuda, amante de la verdad, tolerante, pacifica y altruista. Son simpáticos, tienden a ser imparciales en sus opiniones y no suelen discutir con violencia. Su planeta asociado es VENUS.

7 NÚMERO 7: ESTUDIO. CIENCIA y MISTERIO

Es el número del ciclo completo, de aquello que ha alcanzado la perfección o equilibrio de las partes. Es número mágico, misterioso y sagrado. Simboliza la trascendencia de lo mediocre o primario. Es profundo, extraño, indefinible, plástico y totalmente diferente a los demás números. Metafísico y subjetivo, es la luna oculta y secreta. Número de la sabiduría superior o de la más grande confusión. El poder adquirido sobre los dos mundos. La inteligencia superior o intuitiva.

Es el número que rompe equilibrio (del 6) y por lo tanto inicia un nuevo movimiento. Convertible contiene en si la sabiduría del bien y el mal, es por lo mismo feliz para unos e infeliz para otros. Sus cualidades son difíciles de ser apreciadas y comprendidas por otros. Adquieren conocimiento de las cosas misteriosas y atesoran grandes caudales de conocimientos. De naturaleza intuitiva e inspirada, gran sensibilidad y poderosas cualidades psíquicas e imaginación desenvuelta. Su planeta asociado es NEPTUNO. Su tema clave el ESTUDIO.

8 NÚMERO 8: PODER. RESPONSABILIDAD

Es el número de la consumación, la realización, la Obra del hombre alcanzada en el plano de la tierra. Simboliza el tiempo, la vejez, la duración y la medida, (las distancias). Símbolo de la muerte y la decadencia. Para los griegos era símbolo de la justicia, el doble cuadrado, el destino irrevocable. Es la ley divina a diferencia de la justicia humana representada en el 6, la igualdad. Unión del espíritu con la materia. Hombre superior.

Número de PODER, solidez y progreso material, de cualidades fijas le falta el brillo y las cualidades imaginativas de otros números, su gran fuerza está en la persistencia y en la capacidad de análisis y comprensión, su sentido común y práctico y su ambición inclaudicable. Posee capacidad para grandes realizaciones por medio de un esfuerzo continuo, persistente y determinado. Es una vibración lenta y fuerte a la que le cuesta desplegar su poder. Es desconfiado y malicioso y esto le dificulta la prosperidad. Su planeta asociado es SATURNO el más material y sólido de todos.

9 NÚMERO 9: SABIDURÍA. TRASCENDENCIA

El nueve es símbolo de perfección, sabiduría, gran obra y equilibrio de los tres planos. Actividad universal, energía motora, la fuerza que anima al mundo. Es de por si número poderoso y para muchos es el número de la humanidad. Implica la armonización de los tres cuerpos en una acción y dirección única.

Número de la generación, la transmisión de vida, de la regeneración y el rejuvenecimiento de las formas.

Lo primitivo y lo superior se hallan en este número y generalmente el ser lucha entre unos y otros hasta alcanzar dominio.

Domina sobre los instintos animales y es el productor de los deseos e impulsos pasionales. Inspiran confianza y triunfan por su energía y actividad, suelen triunfar donde otros fracasan. Su planeta asociado es MARTE planeta de la energía vital, el instinto de supervivencia y el deseo.

OTROS NÚMEROS

A partir del número 10 retornamos a la unidad por que 1 + 0 = 1, es por eso que el estudio potencial se realiza por medio de la unidad, los números subsiguientes siempre remiten a un dígito de la unidad pero es importante que recuerden que los primeros nueve números representan el molde o arquetipo y cada cifra superior es la misma expresión pero en diferente plano.

Los planos son basados en el número cero, cifra de la totalidad, siendo el primer plano la UNIDAD, el segundo la DECENA, el tercero la CENTENA, etc.. Cuanto más elevado el plano más intensidad tendrán los significados intrínsecos.

©ANA CUEVAS UNAMUNO

Etiquetas de Technorati: ,

sábado, 22 de agosto de 2009

ESTRUCTURA FUNDANTE

El Caos 

Todo lo que es, lo es, para nuestras posibilidades perceptivas. Y lo es en cierto plano, contexto y espacio (incluso muchas veces otro factor ingresa determinando también un parámetro: el tiempo), poseyendo al mismo tiempo una forma específica o inespecífica por medio de la cuál lo reconocemos y validamos.

Aquello que no es ni percibido, ni reconocido no existe para nosotros.

Por ejemplo si tomamos el caso de una manzana podemos decir que es porque la vemos (plano material-físico), porque la pensamos (plano mental), porque leemos el término e inmediatamente lo asociamos a alguna experiencia personal en que la hayamos visto, comido, etc., es decir rememoramos (plano emocional). A su vez cuando hablamos de Manzana según cómo usemos el término sabemos que nos estamos refiriendo a una “fruta” (“quiero una manzana”: contexto); si en cambio dijéramos “Rozagante como una manzana” estaríamos estableciendo una asociación simbólica en un contexto distinto.

Ahora bien: dicha fruta existe indefectiblemente en el espacio, pero en realidad deberíamos decir en “Los Espacios”, pues no sólo existe en el sitio donde crece, y/o en el espacio que ocupa su propio volumen; sino en esos otros espacios como por ejemplo el representativo (al que me acabo de referir) en nuestra interioridad (espacio de la propia experiencia), o en el que cada cultura le otorga como “valor”. Por seguir con el ejemplo, a la manzana, cada cultura le ha otorgado (y le otorga) distintos valores: un valor religioso: la manzana del pecado; o las sagradas manzanas del jardín de las Hespérides; un valor nutritivo (alimenticio), etc., y esto es otro espacio que ella ocupa.

¿Por qué planteo todo esto? Porque la comprensión del Espacio, el Tiempo, y los simbolismos y significados que de ellos se derivan constituyen, independientemente que lo sepamos o no, una estructura en la que estamos insertos y con la que participamos al mismo tiempo que sostenidos en ella construimos nuestros paradigmas.

Los lenguajes simbólicos se sustentan sobre esta estructura y es por ella que adquieren profundidad y validez. Nuestra vida cotidiana cuando se inserta en una conciencia plena de esta estructura, se enriquece permitiéndonos una percepción más compleja y rica de la experiencia.

Intentaré definir con claridad dicha estructura.

En los tiempos prehistóricos, lo primero que observaron los hombres fue lo que los rodeaba, la tierra que los sostenía y el cielo que los cubría. Es decir que el ESPACIO indudablemente fue lo que en un principio les llamó la atención, del mismo modo que se la llama a un bebé recién nacido, o a cualquiera de nosotros cuando llegamos a un sitio desconocido. Por los datos que nos han ido llegando (y por deducción lógica) podemos suponer con bastante acierto que de esta observación descubrieron que:

· Todo Conformaba una UNIDAD. Un sistema complejo en el cuál los seres humanos somos una parte de un todo mayor, por lo que se vieron impulsados a respetar y considerar ese todo que los contenía y trascendía. Fue tiempo más tarde cuando con los cambios del psiquismo a ese Todo le llamaron Divinidad (Cualquiera fuese el nombre con que se la denominase)

· Dos parámetros básicos constituían la primera realidad: Espacio (incluyendo el propio espacio físico o cuerpo) y Tiempo (pues todo poseía una duración y a la vez la duración implicaba un proceso).

Vale aclarar que si bien todas las culturas comprendieron la importancia de estos dos parámetros, no todas los decodificaron del mismo modo (incluso actualmente nosotros tenemos una percepción de ambos muy distinta a la que tuvieron por ejemplo los Hopis). Al Tiempo y el Espacio los consideramos dos coordenadas que nos permiten situar personas, sucesos, objetos, etc, como si fuesen dos cosas distintas que en su intersección demarcan un determinado sector de la totalidad, y esto es así por cierto para nuestra percepción educada, sin embargo no es real, ya que el tiempo es una dirección del espacio y no algo aparte de él. Cuando veamos el tema del tiempo profundizaremos en esto.

· Observaron que a toda acción seguía una reacción o efecto (complementario; antagónico, opuesto...). Percibiendo asimismo dos modalidades del movimiento y dos expresiones básicas de todo (por básicas me refiero a los extremos independientemente de los muchos matices intermedios). Profundizaremos en esto cuando veamos polaridad, pero en principio a estas dos modalidades, tiempo más tarde, se las denominaron: POSITIVA (o Masculino, Activo) y NEGATIVA (o Femenino, pasiva).

Es decir que discriminaron la diferencia entre una modalidad “centrífuga” , del interior hacia el exterior, penetrante y visiblemente activa (como por ejemplo los rayos solares penetrando la tierra y produciendo efectos; las flechas; el hacer humano sobre la materia (acción modificadora), la penetración sexual; y otra opuesta “centrípeta” del exterior hacia el interior, que la complementaba: receptiva, pasiva (en cuanto receptora del movimiento cuya acción es en realidad reacción, o hacer latente e invisible) generadora, (como la tierra abierta a la penetración fecundante). Estas dos manifestaciones constituyen lo que hoy conocemos con el nombre de Dualidad o Polaridad. Esta dualidad no fue percibida como polaridad desde el comienzo, recién con Platón (427-347aC) aparece la polaridad (en este caso cuerpo físico y alma) como antagónica o distinta.

El tiempo no es un continuo inmutable. El primer aspecto que es perceptible de él es que constituye un proceso de cambio continuo (o secuenciado). Pronto percibieron los ancestros (y cualquiera que observe) que todo en la naturaleza tiene como mínimo, tres tiempos o pasos bien marcados y definidos: INICIO, MANTENIMIENTO Y FIN. Lo que determina la existencia de un RITMO (que a su vez define un Proceso)

La siguiente observación fue que todo proceso se experimentaba en “algo”. Es decir en alguno de los distintos reinos u órdenes de la realidad: plano material (o físico), plano emocional (o acuoso), plano mental (aéreo) y plano espiritual o vital. (Fuego). Esta CUATERNIDAD podía ser experimentada en diversos órdenes: los cuatro puntos cardinales básicos, las cuatro estaciones, las cuatro edades humanas, los cuatro componentes de todo: oxígeno, helio, hidrógeno y carbono, más un quinto elemento intangible e indefinible al que cada cultura puso un nombre: Chi, Éter, Prana, etc

Estos principios son estructurales porque hablan de la base o fundamento sobre la que todo es, se construye y se manifiesta. No existe nada (por lo menos en cuanto a la realidad que nosotros somos capaces de percibir) que no implique un espacio, la presencia de la dualidad, del ritmo y de los elementos, y que no esté inscripta en un tiempo.

En el caso de la astrología, que es el arte de interpretar los símbolos celestes y traducirlos a la vida humana y terrestre, a partir de la comprensión de la frase "COMO ES ARRIBA ES ABAJO", (el sistema de interpretación se basa en la observación de las analogías de los hechos terrestres con las leyes celestes); esta Estructura: Polaridad – Ritmo- Elementaridad, contenida en una UNIDAD, es la base y el sostén fundamental. Por ello vamos a ir paso a paso profundizando en ellas.

(Continuará)