lunes, 27 de diciembre de 2010

ASTROLOGIA FINANCIERA

Por Adrian Meshad

EL MUNDO BUSCA RESPUESTAS EN LO IMPROBABLE

¿Inversionistas consultando astrólogos? ¿Analistas financieros que dependen de los ciclos del planeta Júpiter? "Cosas Veredes", dijo el Cid Campeador, y muchas cosas estamos viendo en relación con los análisis del mercado bursátil y el mundo empresarial que no encajan para nada en la visión práctica y determinista que fundamenta el paradigma científico que hasta ahora parece haber movido con buena vela el barco de nuestra llamada "civilización occidental".

El caso cierto es, que al revés de las presunciones de que los ciclos financieros del mundo se mueven bajo ordenadas leyes humanas, parece que la intervención de los astros es cada vez más seriamente aceptada en tales asuntos mundanos, y no se trata simplemente de horóscopos en los periódicos, ni siquiera de análisis astro-psicológicos individuales, sino de verdaderos y enjundiosos estudios sobre los ciclos planetarios y sus posibles efectos sobre la economía mundial.

En 1997, el vice ministro de economía argentino, Carlos Rodríguez, levantó un polvorín en los medios políticos de su país, cuando expresó a los medios de prensa, sin el menor asomo de duda: "A principios de la semana que viene comenzara a resolverse la crisis financiera". A la pregunta de la prensa, sobre qué indicador le hacía prever que eso iba a ocurrir, Rodríguez contestó sin inmutarse: "Los cambios lunares. Tengo un amigo que, además de ser economista, se interesa por la influencia de los astros en los acontecimientos terrestres y el me dijo que, según las proyecciones lunares, a mediados de la semana que viene comenzará la solución de la crisis financiera".

Lo que para algunos es solo un soberbio disparate, para muchos especialistas de los temas económicos, el estudio astrológico de los ritmos financieros internacionales arranca de perspectivas más bien astronómicas, y sobre todo de las teorías científicas sobre una posible interacción planetaria en cuanto a la configuración geo-magnética que puede afectar el clima terrestre a gran escala.

Desde tiempos recientes se asocia la astro-meteorología, basada en el criterio de los efectos planetarios sobre el clima terrestre, con repercusiones a mediano o largo plazo sobre la economía mundial, por vía de los desastres climáticos, las cosechas y por último, de la conducta temperamental de los mercados bursátiles, respondiendo con pánico, a veces muy prematuro, a incitaciones de tipo individual o colectivo, tales como una enfermedad súbita del presidente de los Estados Unidos o una decisión colectiva del pueblo surcoreano, de donar sus artículos de oro al gobierno de su país para remediar una catástrofe de liquidez financiera, lo que arrastró internacionalmente a una caída dramática en los precios del oro.

Aunque se juzgara en su momento la actitud del viceministro argentino como una muestra de locura o cinismo ante la emergencia de una crisis financiera en su país, lo cierto es que muchos individuos de gran prestigio profesional se han lanzado con la mayor confianza a una gran piscina internacional, la del análisis astrológico de las tendencias de los mercados, para lo que cuentan inclusive con sofisticadas herramientas de cálculo, como lo es el costoso programa Galactic Trader, desarrollado por la especialista Jeanne Langs para la empresa Xirys software, de los Estados Unidos. Este programa tiene módulos de actualización de los centros financieros internacionales y puede registrar, a través de Internet o vía modem la actividad real de las principales Bolsas, siguiendo modelos gráficos comparativos entre la posición de los planetas y el movimiento bursátil para producir proyecciones de precios y tendencias a los cambios.

Generalmente, los analistas astrológicos de los mercados financieros son profesionales acreditados en otros campos, como en el caso de Raymond Merriman, fundador de la empresa Merryman Market Analyst en los Estados Unidos. Merriman, con un post-grado en Psicología Clínica en la Universidad Estatal de Michigan, en 1971, es un conferencista internacional sobre ciclos de los mercados financieros y varios aspectos de la astrología aplicada a la conducta humana. Ha publicado numerosos libros sobre estos temas, entre ellos el influyente estudio sobre :"Correlaciones geocósmicas con los ciclos de los precios del oro", en 1982; "El Sol, la Luna y el mercado de la plata: Secretos de un negociante de plata", en 1992; y "Principios básicos de estudios geocósmicos para las oportunidades en el nercado financiero", en 1995. Junto con la empresa norteamericana Astrocybernetics, Merriman ha desarrollado dos programas, el FAR, para investigación astrológica financiera, y el SOS, selector para estudio sobre ciclos de oportunidades bursátiles.

Los estudios sobre la relación entre el cosmos y la economía mundial no son nuevos, pero en realidad solo recientemente, a partir de varias crisis bursátiles de gran envergadura, es que reciben cierta atención. A esto se unen estudios científicos internacionales que parecen avalar un tanto los criterios astrológicos sobre la influencia planetaria en el clima terrestre. En recientes estudios producidos simultáneamente en Francia y Canada y publicados recientemente por la revista científica Nature, hay una fuerte inclinación a considerar las posiciones de los planetas Júpiter y Saturno como gestores de grandes y catastróficos cambios climáticos en la Tierra, debido a las configuraciones geomagnéticas producidas por ambos planetas, junto con el Sol, en relación con nuestro mundo. Por otra parte, los estudios sobre la Luna y su acción geomagnética son concluyentes, tanto en lo biológico como en su influencia telúrica.

La búsqueda de explicaciones racionales al estudio astrológico de la posible correlación entre la humanidad y el cosmos está muy activa, fuera de prejuicios religiosos y actitudes pseudo-científicas amparadas en una presunta autoridad profesional. Se ha publicado recientemente un libro del astrónomo inglés Percy Seymour, " La Astrología, la evidencia de la Ciencia", donde adelanta una interesante teoría sobre la relación entre los planetas, las configuraciones geomagnéticas que afectan a cada momento al planeta tierra, y su posible influencia sobre el carácter básico de los nacidos en momentos en que cierta parte de su herencia genética pasa a un primer plano, mientras otra se retrae, cuando se repiten en los ciclos cósmicos las mismas condiciones geomagnéticas que tuvieron lugar en un pasado remoto, y que también afectaron a sus ancestros.

El autor y analista financiero norteamericano Henry Weingarten, uno de los consejeros mas importantes en ese campo a nivel internacional, acaba de publicar un libro basado en sus experiencias con asesores financieros, comerciantes e inversionistas privados en el mundo entero. Weingarten empleó la astrología para predecir la caída del mercado de Tokio en 1990. Este analista emplea fechas claves, ciclos planetaros y estadísticas para prever, con suficiente éxito, las tendencias futuras en precios y movimiento bursátil. De la misma manera, se ha creado un club internacional de inversionistas, entre los cuales más del 50 por ciento practican los estudios astrológicos-financieros y han eludido con bastante acierto el verse envueltos en situaciones negativas de los mercados internacionales.

No solo la rama financiera ha recibido esta atención por parte de los estudiosos de las posibles influencias cósmicas en la vida humana, sino que también estos analistas se dedican a los estudios empresariales, combinando la creación y la oportunidad de decisiones mayores a nivel empresarial con las características astro-pscológica del personal involucrado en tales gestiones. La combinación entre una parte de la psicología actual, especialmente la que emplea un sistema transpersonal basado en la escuela del austríaco Carl Gustav Jung, con la astrología tradicional, produce una orientación más psicológica en su asesoría, lo que permite, a nivel empresarial, defnir mejor las decisiones basadas en las capacidades del personal que las maneja.

Lo sorprendente de todo esto no es sólo el registro de aciertos que han convertido a muchos de estos asesores astrológicos en verdaderas vedettes del mundo financiero, sino que también la ciencia se mueva hacia explicaciones más concretas de un fenómeno que ha acompañado a la humanidad desde sus albores, como lo es la astrología. Quizás mañana tengamos una respuesta definitiva, y una nueva herramienta para enrumbar mejor nuestras vidas. Al menos en lo financiero, ya se está intentando. Quizás necesitemos algún ordenamiento planetario en especial para que nos lleguen definitivamente las repuestas.

Por lo pronto, es innegable el avance científico sobre el descubrimiento y análisis de varios tipos de ciclos biológicos que afectan a la persona, tanto en su naturaleza física como en la emocional. Los ciclos renales de 24 horas, el ciclo proteínico de once días, el ciclo menstrual dse 28 días y los ciclos cerebrales de diez segundos de duración son, entre otros, los factores que hacen considerar la vida como una frecuebncia de ciclos interactuando desde niveles macrocósmicos a microcósmicos en el universo, sin que esto exceptúe para nada a los seres humanos.

Por otra parte, no hay nada más cierto que el hecho de que vivimos nuestras vidas bajo el mandato de ciclos recurrentes, desde el año solar de aproximadamente 365 días hasta la duración del día y la noche, debido a la rotación del planeta sobre su eje. Cualquier otro ciclo puede medirse por la frecuencia conque cualquier suceso cósmico, como la posición orbital de un planeta, por ejemplo, o su acercamiento a otros cuerpos en sus respectivas órbitas, ocurre en determinados períodos coincidentes con nuestros cálculos de tiempo convencional. La forma sincrónica en que tales eventos celestes tienen lugar con respecto a eventos terrestres es la materia principal del estudio astrológico en general.

"Todo depende de un ciclo mayor o menor. El mercado se mueve solamente en dos direcciones, hacia arriba o hacia abajo." Esta observación, en apariencia elemental, pero cargada de sabiduría, fue hecha por W. D. Gann, uno de los inversionistas más exitosos de Wall Street, a quien se debe toda una programación de estudios astrológico-financieros, el célebre programa conocido como "Gann Analysis". Según Gann, "cada momento del mercado está gobernado por las leyes naturales. El futuro no es más que una repetición de la historia".

El estudio sistemático de personalidades, así como de empresas, ha permitido formar grandes bases de datos en los que se observa la correlación entre los ciclos astronómicos de nuestro sistema solar y los eventos, tanto personales como empresariales, que empujan el mercado en una u otra dirección, conforme a la observación de Gann. De esta manera, la mayor parte de los astrólogos y asesores financieros basados en estudios de los ciclos planetarios, consideran que el precio de las acciones de una empresa funciona en relación con los ciclos de los dueños, administradores, empleados y acreedores de tales compañías.

Próximamente daremos a conocer otros detalles sobre el interesante tema de la Astrología Financiera y el estudio de los ciclos planetarios con respecto a las finanzas, tanto a escala corporativa como individual.

Para seguir leyendo ver acá

Etiquetas de Technorati:

sábado, 18 de diciembre de 2010

EL ARBOL DE NAVIDAD

Este artículo lo encontré hace años pero no recuerdo dónde, como es interesante lo comparto.

Con las dos noches de Navidad y de la Epifanía, con el Niño y con Los Reyes Magos, se hallan relacionadas toda una serie de tradiciones folklóricas, dicho complejo festivo, que se apoya a un tiempo en el nacimiento del Dios-Hombre en el solsticio invernal (debe recordarse que todas estas tradiciones son originarias del hemisferio norte) y el comienzo del nuevo año con arreglo al calendario Juliano- Gregoriano.

Y a la cabeza de las demás tradiciones convendría hablar en primera instancia del ARBOL DE NAVIDAD, dicho árbol en los últimos decenios se ha "laicizado" pasando a formar parte del conjunto de usos navideños, ligados al consumismo y como imitación del AMERICAN WAY OF LIFE. Sus orígenes son germánicos y tiene un significado DE RETORNO, está vinculado a la imagen de seguridad y opulencia de América vista a través de los ojos de los inmigrantes o a través de filmes ligeros, que USA vertió en kilómetros de celuloide sobre EUROPA, durante la post-guerra, junto con los paquetes-donativo del Plan Marshall (algo semejante a las cajas de PAN que hace unos años se repartieron en la Argentina; PAN: Plan de Asistencia Nacional). Incluso en la Plaza Roja de Moscú, durante el periodo Soviético, se adornaba con inocuos arboles de Navidad y nadie pensaba entonces que ello podría constituir propaganda "reaccionaria" del nacimiento del Sol-Niño, en la fría noche solsticial. Obviamente ahora con el capitalismo- consumismo se ha acentuado en la plaza que se sigue llamando igual (KRASNAIA significa Rojo o Hermoso).
En el plano histórico, no se remonta a demasiado tiempo atrás, aunque la leyenda alemana quiera relacionarlo con Martín Lutero, quien regresando a Wittenberg, una silenciosa y fría noche de vigilia, quiso recrear, adornando con pequeñas velas un abeto domestico, la impresión fabulosa que tuvo al observar los arboles helados del bosque que resplandecían bajo la luz de las estrellas... quizá haya sido un intento de la iglesia alemana reformada por conservar una costumbre pagana, viva en el pueblo, atribuyéndole un carácter cristiano.
La costumbre se arraigo en Alemania y los países escandinavos en los siglos XVI y XVII, de allí paso a Inglaterra: primero fueron los soberanos de la casa de Hannóver, Jorge III (y sobre todo su esposa Carlota), y más tarde el Príncipe Consorte Alberto de Sajonia-Coburgo, celebre marido de la reina Victoria. Cabe pensar que el abeto decorado en los hogares, podría considerarse, en cierto sentido, como una prueba de fidelidad monárquica.
En USA es mas antiguo, data de la época de la Guerra de la Independencia y se relaciona con los mercenarios asiáticos que militaban en las filas de los ingleses, pero el dato mas preciso lo tenemos con la existencia de la costumbre entre los colonos alemanes de Pensilvania. En general, con respecto al Árbol de Navidad se evoca un indiferenciado trasfondo dentrolatico europeo y en ello se pone de manifiesto que otras especies vegetales comparten el honor de ser consideradas de buen augurio: el abeto (siempre verde) es símbolo de inmortalidad, pero junto con este, se sigue usando el MUERDAGO, la antigua planta de los druidas y de la tradición nórdica y en las zonas rurales italianas se quema el "RAIGON" un tronco grueso, relacionado con la idea de consumirse el sol solsticial, pero cuya ceniza, conservada, se le atribuye virtudes arcanas (considérese que las cenizas son "fertilizantes") En Inglaterra abeto, muérdago, madreselva, o en su sustitución el laurel o el enebro.
Todo apunta a la sacralización de la vegetación por lo que debemos relacionar el Árbol de Navidad con los cultos paganos de adoración Arbóreo-Vegetal y se presenta también sobre todo en Europa en otras épocas del año como por ejemplo al comienzo de la primavera, en Mayo, ha sido por otra parte la respuesta cristiano-tradicionalista a los ritos Jacobinos del Árbol de la Libertad, a su vez implantados a imitación del folklórico Árbol de Mayo.
Se puede plantear la pregunta hasta que punto el árbol del solsticio sea un símbolo puramente vegetal o también COSMICO: EL ARBOL DEL MUNDO, sobre todo en la forma que viene representado en el FRESNO YGGDRASIL, senda y escalera entre las tres regiones cósmicas del cielo, la tierra y la ultratumba, el fresno del cual estuvo suspendido ODIN durante sus nueve días iniciáticos y a través de su muerte y resurrección consiguió alcanzar la sabiduría contenida en la RUNAS mágicas.
En cuestión de arquetipos, nadie podría decirnos que sea casual, que un símbolo como el árbol se haya impuesto tan profundamente en el seno del cristianismo. En el GENESIS (BERESHIT) se menciona el ARBOL DE LA SABIDURIA situado en el centro de Edén, símbolo central del pacto entre Dios y el hombre; El Árbol de Acvattaha (c con cedilla) de los Hindúes; el árbol paradisiaco HAOMA de los Persas; El árbol de las manzanas áureas de Jardín de la Hespérides; El árbol del Vellocino de Oro de Jason; en el Nuevo Testamento se da un correlativo del árbol del Edén y es el Árbol de la Cruz, según la medieval Legenda Crucis, esta habría sido hecha con la madera del primero. Desde un plano propiamente mitológico-religioso no puede decirse que sea un azar que un árbol sea el protagonista de la fiesta de Navidad.

En la Tradición de la Kabalá (esto es una redundancia necesaria, Kabalá en hebreo significa tradición) en el Árbol de los Shefirot residen los valores de la sabiduría y el poder (Tanto en la tradición Védica el árbol de Açvatta el árbol esta invertido, como en el del Purgatorio de Dante, lo que simboliza que en el Cielo esta su alimento)

Etiquetas de Technorati: ,